Ultimas NoticiasbulletVER TODAS LAS NOTICIAS

09/09/2016

OBJETIVO: GRAN PREMIO JOCKEY CLUB

La prueba selectiva es el principal preparatorio en el césped para la carrera más antigua de Argentina, que es –además- segundo paso de la Triple Corona local.

El Hipódromo de San Isidro cuenta con un calendario clásico de primer nivel, con una fuerte incidencia en el último cuatrimestre del año, donde se llevan a cabo los cotejos más destacados. 
 
Es así como en octubre el HSI organiza el mitin del Gran Premio Jockey Club (G1 – 200 metros), prueba que es acompañada por otros dos grandes premios.
 
El Jockey Club es la prueba más antigua del turf argentino y es también segunda etapa de la Triple Corona. En tal sentido, la disputa de una carrera preparatoria como el Clásico Ensayo (G3 – 1800 metros) no deja de concitar la atención de todos los aspirantes a aquel trofeo en el máximo nivel.
 
El International Pattern Races Comittee, creado por la Conferencia Internacional de Autoridades Hípicas, realizó un trabajo de clasificación de las competencias de grupo que permitió ampliar los conceptos sobre las carreras equivalentes. A través de dicho trabajo se determinó ubicar en el grupo o grado uno (G1) a los clásicos tradicionales, a peso por edad. Como G2 (grupo dos) se definieron los clásicos alternativos o preparatorios para los altamente selectivos y en el G3 (grupo tres) se ubicaron aquellos que tuvieran valor para la continuidad de la programación. 
 
Desde entonces, las pruebas G2 son consideradas preparatorias para los cotejos del máximo nivel. Es decir, aquellos que pertenecen al G1 de la escala internacional. Esa es la finalidad esencial y la razón por la cual reciben dicha escala o graduación. Son un paso previo a los cotejos de G1, lo que implica un ascenso de categoría para ubicarse en la elite de cada categoría. Es una exigencia nueva, mayor, y se podría decir que es determinante en la evolución competitiva.
 
En tal sentido, el Clásico Ensayo (G2 – 1800 metros) es uno de los buenos parámetros que tiene el proceso selectivo del HSI, previo al tradicional Gran Premio Jockey Club (G1 – 2000 metros). Sus 1800 metros representan el primer examen generacional fuera de la milla -1600mts-, posteriormente al los grandes premios Gran Criterium (G1), Dos Mil Guineas (G1) y Polla de Potrillos (G1).
 
Esa cualidad convierte al Clásico Ensayo en un test diferente. Es un examen que pocos aprueban y que los califica para ser de la partida en el Gran Premio Jockey Club. Es mucho más que una victoria, pues también implica la posibilidad de aspirar al segundo eslabón de la Triple Corona. Aquella carrera de 2000 metros será el siguiente paso en la campaña de los animadores del citado cotejo, pero primero tendrán que ratificar su condición en un ensayo de G2.  
 
Por lo mencionado anteriormente, el Clásico Ensayo es uno de los cotejos más relevantes de la temporada. Por tal razón es bueno realizar una recorrida por las últimas versiones de la prueba que entre sus ganadores recientes cuenta con potrillos que supieron imponerse en el Jockey Club. 
 
No obstante, la Federación Internacional de Autoridades Hípicas dispuso los descensos de algunos cotejos clásicos en Argentina y el mundo, entre los que se encuentra el Clásico Ensayo, que desde la temporada en curso fue descendido del G2 al G3 de la escala internacional.  
 
El vencedor en 1993 fue Mr. Efficiency (Mirfak), criado por el Haras Los Lirios, defensor de las sedas del Stud Rosuer y preparado por José L. Palacios. Horacio Karamanos dirigió al nieto de Perugin en su victoria sobre Huido, el mismo que en la siguiente presentación lo dejaría tercero en el mismísimo Gran Premio Jockey Club (G1 – 2000 metros), en el césped del HSI.
 
Brother Son era un hijo de Parochial que en 1994 consiguió consecutivamente los grandes premios Gran Criterium (G1) y Dos Mil Guineas (G1), antes de vencer en el Clásico Ensayo (G2). 
 
Pablo Falero fue el jinete del pupilo de Juan Carlos Maldotti en aquellas gestiones, un potrillo nacido en el Haras Tres Pinos que corrió para el Stud Les Amis.
 
En 1995 Bat Atico se apoderó del Clásico Ensayo por cinco cuerpos. El hijo de Batty y Athnes (Good Manners) fue criado por el Haras La Biznaga y compitió con los colores del Stud Rincón de Piedra. Derli Gómez entrenó al potrillo al que dirigió Cristian Quiles, que seguido perdió ante Espirro en el Gran Premio Jockey Club (G1 – 2000 metros), el día que superó a los G1 Muñecote (Equalize), Gentlemen (Robin des Bois) –también múltiple ganador de G1 en USA- y Lord Card (Lord Hailey).
 
Keynes se quedó con la edición de 1996 del Clásico Ensayo (G2 – 1800 metros). El pensionista de Facundo Bunge contó con la dirección de Osvaldo Dávila y optó por pasar por alto el Jockey Club. 
 
La prueba de los 2000 metros quedó en poder de Refinado Tom, que también conseguiría la Triple Corona de esa temporada convirtiéndose en el último triple coronado del turf argentino.
 
Una vez más la dupla Maldotti – Falero se unió en otro impacto en el G2. Esto ocurrió en 1997, con De Un Suspiro. El hijo de Interprete, criado por Haras Rodeo Chico, venció por cuerpo y medio. Incluso, el campeón Chullo (Equalize) derrotaría al nieto materno de Cipayo en el G.P. Jockey Club.
 
Acicalado superó por la cabeza a Have a Champ en el Ensayo de 1998, con Juan Carlos Noriega y la preparación de Enrique Clerc. Sin embargo, Have a Champ terminaría imponiéndose en el Jockey Club mientras Acicalado era tercero, a dos cuerpos y cuarto. Luego, Acicalado sumaría éxitos de G1…
 
El binomio Falero – Maldotti repitió en el Clásico Ensayo de 1999. Esta vez lo consiguieron con Guarachero (Slew Gin Fizz), un nieto de Cipayo nacido en el Haras Rodeo Chico. Al mes siguiente, el defensor del Stud Corcel Negro quedó tercero de Asidero (Fadeyev) en el Gran Premio Jockey Club (2000 metros) pero la historia lo convertiría en ganador del Gran Premio Internacional Carlos Pellegrini (G1 – 2400 metros), en el año 2000, con ambos profesionales.
 
Justamente, en la edición del año 2000 del Clásico Ensayo se estableció empate entre Siberiano Tom (Shy Tom) y Mr. Fast (Numerous). Ambos potrillos fallarían en el Gran Premio Jockey Club (G1) pero dejarían un recuerdo imborrable en aquel final no apto para cardíacos. 
 
El primero era nieto de Practicante y había nacido en el Haras La Biznaga; y el restante, pupilo de Jorge Mayansky Neer, había sido criado por el Haras Firmamento y contó con la dirección de Juan C. Jarcovsky. El tiempo de la prueba fue de 1m49s53/100, para la pista de césped húmedo.
 
Lotrenz se impuso por medio cuerpo en 2001, con la dirección de Edwin Talaverano y la preparación de Juan Carlos Etchechoury (h). El reservado por el Haras De La Pomme descendía de Lode y La Trenzadora (Mat-Boy) y fracasó por completo en el Gran Premio Jockey Club que logró Ice Point, un vástago de Roy que había conseguido la Polla de Potrillos (G1), en la milla de arena de Palermo.
 
En el año 2002 venció por tres cuartos de cuerpo Memorion (Roy), un potrillo nacido en el Haras Vacación que era preparado por Roberto Pellegatta. Juan Carlos Noriega dirigió al defensor del Stud Mariano A. que en el Gran Premio Jockey Club llegó tercero de Peasant (Equalize), el favorito de la prueba tras su éxito en la Polla de Potrillos (G1).
 
Los potrillos Mars Attack y Lancettier definirían las alternativas del Clásico Ensayo y del Gran Premio Jockey Club, en el año 2003. Sin embargo, el primero ganó por la cabeza el G2 mientras su escolta se desquitó en el G1 de los dos kilómetros, al imponerse por tres cuerpos y medio.
 
Mars Attack era hijo de Halo Sunshine y Marquilize (Equalize) y había nacido en el Haras El Turf. Carlos Verdasco entrenó al defensor del Stud Haras San Antonio, que fue piloteado por Julio Méndez.
 
Algo parecido sucedió en 2004, en el HSI: Don Incauto superó por tres cuerpos a Latency en el Clásico Ensayo pero en el Gran Premio Jockey Club quedó tercero, a siete cuerpos del campeón.
 
Rodrigo Blanco llevó a la victoria en el G2 al hijo de Roy e Inspiration (Equalize), un reservado por el Haras San Benito que contó con la preparación de Carlos Daniel Etchechoury. 
 
Luego de llegar tercero en el Gran Premio Jockey Club (G1), Don Incauto también fue tercero en el Gran Premio Internacional Carlos Pellegrini (G1), antes de adjudicarse respectivamente los grandes premios Martínez de Hoz (G1) y Latinoamericano (G1), siempre en San Isidro. Así se convertía en el tercer argentino en ganar la prueba continental, cortando una racha adversa para los spc nacionales.   
 
Two Parades fue el ganador en 2005 y seguido quedó quinto en el JC. Armando Bani preparó al representante del Stud Marcelo Alberto, nacido en el Haras Panamericano e hijo de Perfect Parade. 
 
Juan Pablo Lagos fue su jinete en aquella conquista sobre los 1800 metros en el césped del HSI.
 
Al igual que el citado Two Parades, tanto Inimaginable (Contested Bid) como Generalito Nain (Neptunon) consiguieron el Clásico Ensayo (G2 – 1800 metros) y terminarían quintos en el Gran Premio Jockey Club (G1 – 2000 metros).
 
El primero era pupilo de Alfredo Gaitán y representante del Stud Las Hormigas, mientras el restante fue preparado por su propietario, Facundo Bunge, y contó con la dirección de Adrián Giannetti. 
 
Tanto en 2008 como en 2009 el Clásico Ensayo fue ganado por posteriores vencedores del JC. 
 
En 2008, el iniciador de la serie fue City Banker (Lode), un representante del Stud El Gusy que era preparado por Carlos Daniel Etchechoury y que contó con la dirección de Facundo Jarcovsky. 
 
Un año después fue Interaction el que le seguía los pasos, con la dirección de Edwin Talaverano y el entrenamiento de Alfredo Gaitán Dessié. Además, el reservado por Haras Futuro culminaría la temporada 2009 con un triunfo consagratorio en el Gran Premio Internacional Carlos Pellegrini (G1), que también le valió ser reconocido como Caballo del Año de la temporada citada más el nombramiento de Mejor Tres Años Macho. Seguido, conseguiría logros clásicos en USA…
 
El ganador del Clásico Ensayo de 2010 fue Afrato (Jamelao), un representante del Stud Egalite de 9 que derrotó a Lake’s Wood en el G2. Llegado el Jockey Club, Afrato fue séptimo de Anaerobio, el Campeón Tres Años de la temporada que llegó a la segunda gema de la Triple Corona tras fracasar en la Polla de Potrillos pero con un éxito en el Gran Premio Dos Mil Guineas, sobre el césped del HSI.
 
En 2011, Perversado (Thunder Gulch) se quedó con el éxito en el Ensayo bajo la preparación de Alfredo Gaitán y con la dirección de Edwin Talaverano. En el JC quedó noveno de Suggestive Boy (Easing Along), otro pupilo del citado. Perversado había nacido en el Haras La Esperanza.
 
En 2012 prevaleció Corsalone (Roman Ruler), del Stud La Frontera y nacido en el Haras Vacación. El pupilo de Juan Carlos Etchechoury (hijo) fue quinto en el Gran Premio Jockey Club que logró el campeón Indy Point (Indygo Shiner) y seguido se alzaría con el Clásico Provincia de Buenos Aires (G2 – 2400 metros), antes de fallar en el Carlos Pellegrini.
 
Quechua lideró el 1-2 del padrillo Pure Prize y del Haras Santa María de Ararás con su éxito en el Clásico Ensayo de 2013. El representante del Stud Los De Areco era entrenado por Agustín Pavlovsky y tras su éxito arribó sexto en el Gran Premio Jockey Club (G1). 
 
Siempre en el césped de San Isidro, terminó segundo en el Clásico Provincia de Buenos Aires (G2 – 2400 metros) y llegó tercero en el Gran Premio Miguel Alfredo Martínez de Hoz (G1 – 2000 metros), antes de continuar su campaña en Singapur, donde conseguiría éxitos en el máximo nivel
 
Jorge Ruíz Díaz piloteó a Corsalone en 2012 y Altair Domingos hizo lo propio con Quechua, en 2013.
 
En 2014, Blues Travelers (Equal Stripes) consiguió el Clásico Ensayo (G2) y el Gran Premio Jockey Club, luego de imponerse en el Gran Premio Dos Mil Guineas. El pupilo de Roberto Pelegatta fue llevado a la victoria por Juan Carlos Noriega, la tarde en la que el piloto perdió un desafío contra un auto de carrera, en el marco de los espectáculos que se desarrollaron en la tarde de San Isidro. 
 
En tanto, en 2015 fue Hi Happy el que hilvanó en forma consecutiva el Gran Premio Dos Mil Guineas –por vía del distanciamiento- más el Clásico Ensayo (G2), el Gran Premio Jockey Club, Gran Premio Nacional –en Palermo- y Gran Premio Internacional Carlos Pellegrini.
 
Estas victorias le permitieron ser elegido Caballo del Año de la última temporada a este representante del Stud – Haras La Providencia, pupilo de Pedro Nickel y dirigido por Altair Domingos.   
 
FIGURAS DESTACADAS
 
Las últimas versiones el Clásico Ensayo (G2 – 1800m.) dejaron números interesantes y figuras.
 
En cuanto a los tiempos de la prueba, en 2001 Lotrenz estableció el mejor registro en las últimas versiones al demorar 1m44s97/100. En contrapartida, Keynes demoró 1m51s13/100. 
 
En lo que concierne a figuras, por el lado de los padrillos son Roy (Fappiano), Lode (Mr. Prospector) y Pure Prize (Storm Cat) los más ganadores, ambos con dos triunfos. El primero sumó en 2002 (Memorion) y 2004 (Don Incauto); el segundo ganó en 2001 (Lotrenz) y 2008 (City Banker); y el tercero festejó con sus hijos Quechua (2013) y Hi Happy (2015).
 
Entre los abuelos maternos fueron tres los que sumaron más de una victoria: Cipayo, Equalize y Mat-Boy obtuvieron dos éxitos: Cipayo en 1997 (De Un Suspiro) y 1999 (Guarachero); Equalize en 2003 (Mars Attack) y 2004 (Don Incauto); y Mat-Boy en 1998 (Acicalado) y en 2001 (Lotrenz).
 
En lo que a criadores respecta son tres los que suman más de una conquista en el ahora G3: Hs. La Biznaga (1995 y 2000), Hs. Sta. M. de Ararás (2008 y 2013) y Hs. Rodeo Chico (1997 y 1999).
 
Pablo Falero, Edwin Talaverano y Juan Carlos Noriega son los jinetes con mayor número de triunfos: Tres. El uruguayo festejó en 1994, 1997 y 1999; el peruano lo hizo en 2001, 2009 y 2011; mientras el argentino festejó en 1998, 2002 y 2014.
 
Por el lado de los entrenadores sobresalen Juan Carlos Maldotti, Alfredo Gaitán Dassié y Roberto Pellegatta con una trilogía de éxitos cada uno: Maldotti preparó a Brother Son, De Un Suspiro y Guarachero; Gaitán Dassié puso en pista a Inimaginable, Interaction y Perversado; y Pellegatta hizo lo propio con Memorín, Afrato y Blues Traveler –en la última lo reemplazó Suarez-.
 
El margen mínimo por el cual se definió el Ensayo en los últimos años fue empate. En cambio, los seis cuerpos por los que se impuso Inimaginable, en 2006, se convirtieron en la mayor diferencia.
 
EL CLASICO ENSAYO Y EL G.P. JOCKEY CLUB
 
Desde siempre se le atribuyó al Clásico Ensayo el carácter de preparatorio para el Gran Premio Jockey Club y las estadísticas se encargan de dejar en claro que los ejemplares que ganan la prueba de los 1800 metros compiten en buena forma en la segunda etapa de la Triple Corona argentina. 
 
Es así como 17 de los últimos 24 ganadores del Clásico Ensayo ocuparon un lugar rentado en el marcador del Gran Premio Jockey Club. Cuatro de ellos supieron ganar el G1 -City Banker, Interaction, Blues Traveler y Hi Happy-, tres fueron segundos, cinco terminaron terceros, cuatro quedaron quintos y uno más arribó en la sexta colocación.
 
De los siete restantes -vale decir que en 2000 se registró empate-, seis llegaron fuera de los puestos rentados mientras uno de ellos no fue de la partida en el citado cotejo de los 2000 metros: Keynes.  
 
Otro de los puntos que muestra la trascendencia del Clásico Ensayo en el calendario clásico argentino, tiene que ver con la repercusión que alcanzaron ganadores y participantes del G2.
 
Es bueno apuntar que nueve de los últimos 23 ganadores del GP Jockey Club -de 1993 hasta 2015- venían de participar en el Clásico Ensayo, algo que deja en claro la importancia técnica del G3. 
 
Otros diez vencedores llegaron a la segunda instancia de la Triple Corona luego de competir en la primera gema -Gran Premio Polla de Potrillos-, cinco de los cuales venían de imponerse en el G1; mientras los restante consiguieron la carrera de 2000 metros, previa participación en otros cotejos.
 
Además, nueve de los últimos 24 ganadores del Clásico Ensayo (G2) consiguieron una o más victorias de G1 a lo largo de sus campañas: Brother Son, Acicalado, Guarachero, Don Incauto, City Banker, Interaction, Quechua, Blues Traveler y Hi Happy. 
 
Tres de ellos vencieron en el Gran Premio Internacional Carlos Pellegrini –Guarachero, Interaction y Hi Happy-, cuatro ganaron el Jockey Club -City Banker, Interaction, Blues Traveler y Hi Happy- y dos hicieron lo propio en el Gran Premio Miguel A. Martínez de Hoz -Don Incauto y City Banker-, uno ganó las Estrellas Classic -City Banker- y otro se adjudicó el Gran Premio Latinoamericano -Don Incauto-, entre otras pruebas de jerarquía. Además, Quechua e Interaction sumaron pruebas de grado en el exterior.
 
Incluso, algunos de los citados ganadores del Clásico Ensayo -también ganadores de G1- tomaron parte del Gran Premio Internacional Carlos Pellegrini (G1 – 2400 metros) y ocuparon puestos rentados en la máxima prueba de Sudamérica. Se dijo que Guarachero, Interaction y Hi Happy consiguieron la carrera mientras Don incauto quedó tercero, Brother Son arribó cuarto, y Acicalado y City Banker se clasificaron quintos en sus respectivas participaciones.
 
El Clásico Ensayo -ahora de G3- es una prueba de proyección. Incluso, la historia y las estadísticas no hacen otra cosa más que dejar bien en claro dicha afirmación. 

SUBIR