Ultimas NoticiasbulletVER TODAS LAS NOTICIAS

23/09/2016

OBJETIVO FINAL: CARLOS PELLEGRINI

Una ruta clásica con la meta puesta en la máxima carrera de Sudamérica y la mejor rentada de la región. Tres cotejos de 2400 metros que arrancan con el G3.

A partir de 2008, el Clásico Progreso (G3 – 2400 metros) pasó a ser el principal preparatorio para el GP Copa de Oro (G1 – 2400 metros). Su traspaso -de agosto a octubre, o a fines de septiembre- lo ha convertido en paso obligado para los stayers cuyo objetivo final es el GP Int. Carlos Pellegrini (G1 – 2400 metros), la prueba más importante de Sudamérica.
 
La reseña de las últimas ediciones del Clásico Progreso arranca en 1993 y recorre ganadores, figuras, datos y curiosidades, como así también los cambios recibidos en estas últimas décadas.
 
En la versión de 1993 se dio la victoria de Bullicioso In (Just in Case), un pupilo de Vilmar Sanguinetti que aquella tarde antecedió por cuatro cuerpos a Ganem. 
 
El caballo nacido en el Haras Firmamento obtendría en la misma temporada el Gran Premio Copa de Oro (G1 – 2400 metros), como para establecer la trascendencia de ambos cotejos.
 
Double Paid fue reservado por el Haras Vacación y a los cinco años venció por medio pescuezo en el Clásico Progreso (G2) de 1994. Seguido se adjudicaría el Clásico Pueyrredón (G2 – 3000 metros) y quedaría tercero en el G. P. Copa de Oro (G1). No obstante, en el Gran Premio Carlos Pellegrini (G1) llegaba séptimo, a cuatro cuerpos y tres cuartos, en una gestión más que interesante.
 
En 1995 se registró el triunfo de Fantasio, un vástago de Fatly que meses más tarde vencería en el Gran Premio Copa de Oro (G1). El mismo era entrenado por Juan Alberto Maldotti, lo llevó al éxito Walter Serrudo y demoró 2m27s28/100, para la pista de césped del HSI. 
 
El binomio Pablo Falero – Juan Carlos Maldotti se adjudicó el Clásico Progreso (G2) de 1996, con Diddler (Political Ambition), hermano materno del también ganador del Progreso de 1994: Double Paid. Este reservado por el Haras Vacación se impuso por ventaja mínima en 2m24s75, la mejor marca en las últimas 22 versiones del cotejo.
 
En 1997 el Clásico Progreso quedó -una vez más- en poder de Pablo Falero y Juan Carlos Maldotti. Ambos se unieron en el éxito de El Mendocino, un hijo de Octante nacido en el Haras El Paraíso. 
 
En la versión de 1998 ganó Carlacho, con la conducción de Horacio Karamanos. Incluso, el piloto local se adjudicó el mismo cotejo por segundo año consecutivo. 
 
En 1999 se encargó de dirigir a Coalsack, en su victoria por media cabeza ante Silver Planet (Fitzcarraldo). Coalsack había nacido en el Haras Comalal, el mismo establecimiento de cría en el que nació Silver Planet y un año antes había conseguido el Gran Premio Internacional Carlos Pellegrini (G1 – 2400 metros), con la dirección de Horacio Betansos. 
 
A propósito de Silver Planet, el hijo de Fitzcarraldo y Alamak (Cipol) se quedó con la versión del 2000. Conducido por Rubén E. Laitán, el pupilo de Guillermo Frenkel Santillán demoró 2m27s58cc.
 
El brasileño Nessuno impuso condiciones en el Clásico Progreso (G2) de 2001, en un registro de 2m36s10/100, la que se convertiría en la peor marca en los últimos 22 años.
 
Pablo Falero ganaría el Clásico Progreso tres años consecutivos y la primera de esas conquistas llegó en 2002, con Mr. Mat (Numerous y Mat Music), un pupilo de Ernesto Romero del Stud Leo.
 
Las otras dos victorias de Falero se registraron en 2003, con Rey Rex, y 2004, con Grand Vitesse. Ambos ejemplares fueron entrenados por Juan Carlos Maldotti y lo anecdótico de esto es que en 2004, Grand Vitesse empató el primer lugar con Magic Minstrel, un hijo de Interprete que le permitió al entrenador Guillermo Frenkel Santillán sumar su segundo logro en el clásico de G2. Jacinto Herrera se encargó de llevar a la victoria al nieto de Engrillado.
 
También se debe agregar -de nuevo en Grand Vitesse- que en 2004 conseguiría el Gran Premio Copa de Oro, antes de participar en el Gran Premio Carlos Pellegrini, donde llegó fuera del marcador…
 
La de 2004 fue la última versión en la que el Clásico Progreso se disputó bajo la jerarquía de G2. En 2005 fue descendido al G3, año en el que prevaleció por cuatro cuerpos Matador Marshal, hermano materno de Mr. Mat, ganador de la edición de 2002. De esa manera, la yegua madre Mat Music emuló a su par Double Account, pues ambas produjeron dos ganadores del Clásico Progreso, con diferentes reproductores.
 
Flag’s Boy venía de ganar el Gran Premio 25 de Mayo de 2006 y carrera de por medio logró el Clásico Progreso del mismo año. En el Gran Premio Copa de Oro se cruzó con Storm Mayor (Bernstein) que lo dejó segundo, a dos cuerpos. El pupilo de Oscar Mansilla había ganado el Clásico Progreso (G3) con el joven Francisco Corrales y cumplió una buena campaña de pista.
 
En 2007, 2008 y 2009 triunfó Life Of Victory, que de esa manera se convirtió en el único spc en ganar la prueba tres veces y en años consecutivos. El hijo de Incurable Optimist y La Gran Portada (Hidden Prize), nacido en el Haras Orilla del Monte, era entrenado por Carlos D. Etchechoury y en los dos primeros éxitos fue dirigido por Rodrigo Blanco, mientras en 2009 superó a la gran Ollagua (Pure Prize), con la conducción de Adrián Giannetti.
 
En 2007 ganó por seis cuerpos y seguido obtuvo el Gran Premio Copa de Oro, antes de quedar cuarto en el Gran Premio Internacional Carlos Pellegrini, detrás de Latency, Puchet y Candy Gift.
 
En cambio, en 2008 lo hizo por 16 cuerpos, la mayor diferencia por la que se definió el Clásico Progreso en los últimos 22 años. Además, abonó un sport de $ 1,35 y se convirtió en el caballo más jugado en ganar el mencionado clásico.
 
Seguido, el nieto materno de Hidden Prize terminaría cuarto en el Gran Premio Copa de Oro, en el mes de noviembre, y en diciembre se apoderaría del Gran Premio Int. Carlos Pellegrini, gestiones que le valieron la mención de Caballo del Año de 2008, entre otras distinciones.    
 
Finalmente, en 2009 sumaría el Clásico Progreso, el Gran Premio Copa de Oro y terminaría segundo en el Gran Premio Internacional Carlos Pellegrini (G1 – 2400 metros) detrás del campeón Interaction (Easing Along), que venía de conseguir el Gran Premio Jockey Club (G1 – 2000 metros), en octubre.
 
Life of Victory consiguió tres veces el Clásico Progreso y fue segundo en 2010, donde lo superó Riomaggiore (Alpha Plus). El caballo del Stud Fortín Pampa había sido criado por Haras Vacación y bajo el entrenamiento de Luis Riviello cortó una fabulosa serie de éxitos por parte del campeón Life of Victory. Para ambos fue una versión especial en la que salió airoso el descendiente de Alpha Plus.
 
En 2011 fue Es Richard (Espaciado) el que demolió a sus rivales en el Clásico Progreso (G3). Doce cuerpos distanciaron al pupilo de Julio Penna de Blues for Me, su escolta en la pista. 
 
Juan Cruz Villagra dirigió al caballo criado por el Haras Vadarkblar que en el mes de diciembre terminaba séptimo de Expressive Halo (Halo Sunshine) en el GP Int. Carlos Pellegrini. En noviembre, el caballo del Stud La Aceituna había pasado por alto la Copa de Oro en la que ganó Jumbalaya.
 
En tanto, en 2012 y 2013 se impuso Soy Carambolo (Val Royal), con Juan Carlos Noriega y las sedas del Stud – Haras Polo. El caballo entrenado por Roberto Pellegatta fue presentado por Miguel Suarez en 2013, temporada en la que terminaría adjudicándose el Gran Premio Internacional Carlos Pellegrini (G1).
 
Dichas victorias, con un quinto puesto en el Gran Premio Copa de Oro de por medio, le valieron la obtención del título de Caballo del Año, Mejor Fondista y Mejor Caballo Adulto.
 
En 2014 se impuso Gober y lideró el 1-2 brasileño al anteceder a su coterráneo Sultaodecascadura. Del Stud – Haras Phillipson, fue quinto en la Copa de Oro y no corrió el Pellegrini.
 
Carlos Giussi presentó al pupilo de José Alves, que fue llevado a la victoria por Altair Domingos.
 
Juan Carlos Noriega llevó a la victoria a Quiz Kid en 2015, donde se adelantó a Oregon, con las sedas del Stud Dark Horse. 
 
El caballo nacido en Haras Santa María de Ararás sería segundo en la Copa de Oro y sexto en el Gran Premio Internacional Carlos Pellegrini (G1 – 2400 metros), siempre en el césped del HSI.
 
LOS MAS GANADORES
 
A la hora de hablar de las figuras que han deparado las últimas 23 versiones del Clásico Progreso no se puede pasar por alto a un caballo superlativo: Life of Victory. Es sabido que las tres victorias conseguidas por el citado campeón (2007, 2008 y 2009) lo convierten en el ejemplar que más veces se adjudicó el Clásico Progreso y lo mismo ocurre con su padre Incurable Optimist, como así también con su madre (La Gran Portada) y su abuelo materno (Hidden Prize). 
 
Sin embargo, la cosa cambia entre las madres pues son tres las que ganaron por partida doble el Clásico Progreso: Double Account (Sham) lo hizo en 1994 y 1996; Mat Music (Mat-Boy) lo sumó en 2002 y 2005; y La Carambola (More Light) prevaleció con Soy Carambolo en 2012 y 2013.
 
También se debe destacar que Soy Carambolo venció dos años consecutivos en el cotejo de stayers, en 2012 y 2013.
 
Fitzcarraldo (Cipayo) es un caso que merece una mención especial pues es el único reproductor que ganó la prueba de fondo como padre de Silver Planet (2000) y como abuelo materno de Coalsack (1999). Y si de casos especiales se habla, no se puede obviar que Mat-Boy suma tres impactos en el clásico, igualando a Hidde Prize, pero con nietos diferentes: Mr. Mat (2002), Matador Marshal (2005) y Es Richard (2011).
 
Entre los criadores dominan Haras Firmamento, Haras Orilla del Monte y Haras Vacación, todos con tres triunfos en los últimos 23 años. El primero lo sumó con ejemplares distintos: Bullicioso In (1993), Mr. Mat (2002) y Matador Marshal (2005); mientras Orilla del Monte siempre lo ganó con Life of Victory (2007, 2008 y 2009). En tanto, el tercero festejó con Double Paid (1994), Diddler (1996) –los dos primeros hermanos maternos- y Riomaggiore (2010).
 
En lo que a caballerizas respecta El Gusy registran tres logros, todos con Life of Victory (2007, 2008 y 2009), mientras el Stud Vacación y Stud Polo quedaron atrás con dos.
 
Si de profesionales se trata, entre los entrenadores dominan Juan Carlos Maldotti –ganó una vez más por intermedio de su hijo Juan Sebastián- y Carlos Daniel Etchechoury, ambos con cuatro; mientras entre los jinetes lo hace Pablo Falero
 
Maldotti y Falero triunfaron juntos cuatro veces: Diddler (1996), El Mendocino (1997), Rey Rex (2003) y Grand Vitesse (2004). Además, Falero ganó dos veces más con Mr. Mat (2002) y Riomaggiore (2010). Y detrás de Falero quedó Juan Carlos Noriega, quien aventaja por un triunfo de Horacio Karamanos, Rubén Laitán y Rodrigo Blanco, todos ellos con dos éxitos.     
 
Por su parte, las cuatro veces que ganó Carlos Daniel Etchechoury fueron con Double Paid (1994) y Life of Victory (2007, 2008 y 2009). Circunstancia que lo ubica a la par de su colega Juan Carlos Maldotti, entre las figuras de las últimas 23 versiones del tradicional Clásico Progreso.

SUBIR